jueves

Un día en las carreras

 (Comprar película)
A Day at the Races, 1937

De título heredero de su predecesora ("Una noche en la ópera"), está también dirigida por Sam Wood y cuenta con los mismos recursos técnicos. Es la época gloriosa del trío.

Los viajeros que llegan a una localidad a la orilla de un lago optan por ir al hotel con cabaret y a las carreras de caballos antes que al sanatorio local, que está en bancarrota. Chico es el chófer del vehículo que lleva al sanatorio y también vende clandestinamente pronósticos de apuestas, camuflado de heladero. Destaca la escena en la que tima a Groucho, vendiéndole un pronóstico en clave.



Maureen O’Sullivan (la famosa Jane de Tarzán y madre de Mia Farrow) es la bella propietaria del sanatorio, cuyo novio cantante (Allan Jones, el mismo actor de “Una noche en la ópera”), compra un caballo con el objetivo de ganar el dinero suficiente para salvar el hospital.

Margaret Dumont es una cliente rica que confía ciegamente en el doctor Hackenbush, realmente un veterinario, interpretado por Groucho. Él dice de ella: “Está tan enamorada de mí que no sabe nada. Por eso está tan enamorada”.

Morgan, el empresario que quiere apropiarse del sanatorio para convertirlo en casino, le dice a su cómplice Whitmore, el gerente del propio sanatorio: “Con mi hipódromo, mi cabaret y esto, vendrán en manada todos los idiotas del país”. Withmore intenta durante toda la película desenmascarar a Groucho. Harpo es un jockey maltratado y despedido por Morgan, ya que cuando le ordena que pierda una carrera éste no le hace caso y la gana.


La parte central de la película la ocupa una serie de números musicales en el casino: primero canta el galán, luego hay un espectáculo de ballet y después Groucho es seducido bailando por una mujer cómplice de Whitmore, que le prepara una encerrona. Chico toca un piano de cola y por fin Harpo lo destroza, extrae las cuerdas e interpreta con ellas su solo de arpa.

Groucho es obligado a hacer un examen médico a Margaret Dumont, y cuenta con la ayuda de Chico y Harpo. Aparecen tres enfermeras para poner batas a los hermanos, y los tres se les abrazan. Harpo consigue arrancar a una de ellas su uniforme. El galán cantante, que acaba escondido con los Marx (sustituyendo el papel que habría interpretado Zeppo), le canta una canción de amor a su novia. Harpo moviliza con su flauta a toda una comunidad negra que canta y baila un animado gospel a ritmo de swing, tras confundirlo con el Arcángel San Gabriel.


Al final el caballo del novio de la chica gana la gran carrera, montado por Harpo, y consiguen el dinero para pagar las deudas del sanatorio. Groucho confiesa a Margaret Dumont que es veterinario, y le añade: “Pero cásate conmigo y ya no miraré a otro animal”.

Los dos momentos musicales (el del casino y el gospel) agrupan varias composiciones entrelazadas, resultando algo largos; por primera vez se introducen los recursos de Harpo explicando por mímica algo que acaba de descubrir y de usar a Chico y Harpo para rescatar a Groucho de una trampa amorosa.

En el doblaje español que tenemos disponible hoy (de 1963) hay referencias a Fidel Castro, Brigitte Bardot (que debutaron veinte años después) y se tararea “Maria”, un tema de “West side Story” (1961).

2 comentarios:

Beatriz V.P. dijo...

Crecí con las películas de los Hermanos Marx dobladas al castellano. Ahora gracias al DVD puedo disfrutar de ellos al 100%, sobre todo de Groucho. El doblaje era muy bueno, pero nunca podrá compararse a la realidad!!

Tausiet dijo...

Son los mejores, sin duda alguna.